Pirrón de Élide


Siempre ha mantenido la misma compostura, si lo abandonan en medio de una conversación, el concluye los argumentos consigo mismo. En muchas ocasiones cuando sale de viaje, no advierte a nadie en su casa. Se cuenta que en una oportunidad Anaxarco se estaba hundiendo en un pantano, y Pirrón pasó de largo sin socorrerlo. Algunos lo acusaron ante la Asamblea, pero el propio Anaxarco lo elogió por su carácter impasible e indiferente. Se le llamaba por sus más cercanos: "hijo del ocio".

Comments

Popular Posts